CONFERENCIA EN TOMIÑO

CONFERENCIA EN TOMIÑO

Hace unos días estuve en Tomiño, formando parte de su Semana de la Educación. Muy bueno encontrar gente con tantas ganas de compartir. Gracias, Concello de Tomiño, por vuestro compromiso con la educación y por contar conmigo. Fue un placer 🫶🏻

LECHUGANDIA DEL SUR, MUNDO VIEJUNO Y NUEVA ZAPATILLA

LECHUGANDIA DEL SUR, MUNDO VIEJUNO Y NUEVA ZAPATILLA

Coloqué las mesas en cinco grupos repartidos por la clase. Cuando entraron, les hice sentarse al azar y esperé a que cada uno tuviera su sitio.

—Vais a vivir en continentes —les dije. Y bajo su mirada atenta y ansiosa bauticé los cinco continentes: Mundo Viejuno, Nueva Zapatilla, Tierras Medias de Rancia, Panizoland y Lechugandia del Sur.

Se sentían emocionados. Enseguida crearon sus carteles y el escudo de su continente. A las pocas semanas llegó a mis manos por casualidad un regalo: me enteré de que «clandestinamente» habían estado escribiendo la historia de cada uno de esos continentes, desde el origen remoto que habían inventado para cada uno hasta las costumbres, moneda, palabras pertenecientes a la lengua vernácula y específicas del lugar… Me maravilló que los niños se sintieran niños, que estuvieran como en su casa.

Clase Cesar Bona

Mi intención era que cambiaran de continente cada mes, para que convivieran con otras personas y se enriquecieran de la diversidad.

Si algún niño o alguna niña no obedecía la regla básica del respeto a los demás, se le invitaba a exiliarse a Creta, separando su trozo de terreno del continente. La elección de volver al continente dependía de su propia voluntad, y pasados unos días en los que el exiliado había meditado sobre el incidente, el islote volvía a formar parte de su continente originario. Solo durante una semana coincidieron tres islas: Creta, Sicilia y Elba. Durante el resto del curso no hubo ningún exiliado más.

Había preparado veintidós cargos que también rotarían cada mes mediante rifa. Se les otorgaba una función para que formaran parte de un engranaje en el que cada uno aportaría su papel en la sociedad. Algunos tenían más peso y otros eran de los que llamábamos «de barbecho», más relajados y de responsabilidad menor aunque también fundamentales, claro, como es el caso del levantapersianas. Su trascendencia llegaba a tal punto que todos esperaban ansiosos a las 9.39 de la mañana, para comprobar si había subido la persiana lo suficiente para que el sol cegara mis ojos. En ese instante, exageraba y me llevaba las manos a la cara hasta que el bajaba lo justo para liberarme de esa tortura.

Venían a gusto a clase. Formaban parte de un engranaje perfecto, veían que su colaboración y su implicación conseguían resultados que afectaban positivamente.

La entendida en cuentos: la importancia de la escucha

La entendida en cuentos: la importancia de la escucha

Una lectora experta en literatura infantil se me acercó a la mesa donde estaba firmando en La Laguna, Tenerife. Tendría unos cinco años y sus gestos decididos revelaban la seguridad de quien se ha manejado en muchas ocasiones con libros para niños. Sacó un cuento de debajo del brazo y lo puso sobre el tapete rojo.

—Quiero que me firmes a Bernardo.

—¿Cuántos años tie…?

Antes de que terminara la pregunta, la niña levantó cuatro dedos de una mano.

—Vale —le dije—. Cuéntame.

—Hoy me han puesto mi primera vacuna—. Se presionó el brazo derecho con el dedo índice e hizo un ruido con la boca. —“Pssss”. 

Nos quedamos mirando a los ojos durante cuatro segundos, y entendí entonces que eso era lo que tenía que contarme. Le pregunté cómo se llamaba y comencé a firmar su ejemplar, mientras ella apoyaba su barbilla en su mano de niña.

—¿Puedo firmarte yo también? —me preguntó.

—¡Por supuesto! —Le ofrecí el boli y una de mis manos. Con mimo, escribió su nombre sobre ella y lo repasó, letra a letra.

—Así —me dijo—, ya sabrás quién soy.

No sé si escuchar es la clave en educación, pero sí es el camino hacia la comunicación y el inicio de cualquier diálogo. En el rato mínimo que pasamos juntos en el reparto de firmas se creó un vínculo entre aquella niña y yo, y si lo analizamos con detenimiento veremos que, de los dos, fue ella la que dio más información y gracias a eso pude conocerla un poco.

¿Updatear la lengua?

¿Updatear la lengua?

¿Te apetece un “discord” para “updatearnos”? Deja de “stalkear” a tu “crush”, que solo sube “stories” que dan “cringe”, algo “creepy” es, reconócelo, tiene muchas “red flags”. “Btw”, hablando de “business”, hagamos una quedada “random” en plan “chill” y creemos una “start up”, que hoy estoy “living” y tengo el “hype” alto. Busquemos “crowdfunding” o algún “business angel” que nos dé un “feedback” sobre “networking” y nos haga entender el “know how” para acercarnos a los circuitos “mainstream”. Seguro que cuando nos vean llegar piensan: “¡qué “swag” tienen!” Yo estoy “ready”, ¿y tú? ¿Qué te parece?

Un ejercicio necesario es promover el uso del español para poder comunicarnos. Siempre viene bien saber otro idioma, pero no olvidemos el nuestro y mimemos nuestras expresiones. Nuestra lengua permite dar matices muy ricos si profundizamos en su uso, sin hablar ya de la elegancia de emplearla como es debido.

Simplificar

Simplificar

“Simplificar: he ahí el principal secreto de la enseñanza.”, dijo Alfred Jules Émile Fouillée. Y es que, cuanto más sabe una persona, mayor habilidad ha de tener para conectar y para acercar lo difícil a lo sencillo. Educar se basa en algo que no tiene nada de innovador: el cuidado de las relaciones humanas, ponerse en el lugar de la otra persona y acompañarla hacia el aprendizaje. Y si en algo me darás la razón es en que cuanto más te cuesta conectar con tu hija o con tu alumno, más bonito es el reto y mayores las recompensas.

¡Feliz 2024!

Ya tendrás preparada la lista de deseos para el nuevo año, y seguro que tenemos varios en común 😉. Pero como los deseos no se cumplen solos, pongámonos traje nuevo y comencemos este año con ganas de comernos el mundo

¡A por el 24!

Recuperando el juego en la infancia: pantallas, creatividad y libertad

Recuperando el juego en la infancia: pantallas, creatividad y libertad

Sin duda alguna, de entre todos los derechos que tienen niños y niñas, el derecho al juego es el más asociado a la infancia.  

Me gustaría que aprovecháramos el Día de los Derechos de la Infancia para dar un paso adelante en nuestra contribución como garantes de esos derechos, apostando por recuperar el juego en la vida de niños y niñas. ¿Suena exagerado hablar de “recuperar el juego para la infancia”? No creo, ¿no? Cuando los adultos nos damos cuenta de que algo tiene que mejorar respecto a nuestros derechos, salimos a las calles y “luchamos por esos derechos”. Luchemos, pues, con nuestra reflexión y nuestras decisiones por los derechos de los menores que tenemos cerca y los que no tenemos tan cerca. 

Según datos del estudio ‘La falta de juego en la infancia’ de la Fundación Crecer Jugando junto a AIJU, el Instituto Tecnológico de Producto Infantil y Ocio, niños y niñas dedican más tiempo a las actividades extraescolares, a los deberes o a las pantallas que a jugar. 

En esta era tecnológica, y asociado también al ritmo de vida que llevamos los adultos, el juego ha sido sustituido en gran medida por los dispositivos móviles que ya forman parte de nuestras vidas. Soy un gran defensor de la tecnología, ¡un friki! Es una herramienta muy importante en múltiples ámbitos, en el presente y futuro de la humanidad, y una puerta indudable hacia el entretenimiento, algo que sabemos bien niños y adultos. Pero soy más defensor del juego: del juego como aprendizaje, como conexión a la realidad como desconexión de la misma; del juego mental, manipulativo, guiado o inventado (¡qué gran alimento para la creatividad cuando es inventado!). Y si algo no puede faltar en el día a día de niños y niñas, eso es el juego. 

Alrededor del 69% de los niños y niñas españoles supera el límite de tiempo máximo de exposición a las pantallas (60 minutos diarios según los expertos), porcentaje que alcanza un 84% en los niños de 1 a 3 años y un 88% en los menores de 4 a 6 años. 

Revisemos la expresión “nativos digitales”, que presupone que los menores ya saben hacer un uso correcto de esos dispositivos por haber nacido en esta era. Nosotros, los adultos que los educamos y guiamos, somos quienes debemos explicarles que lo que se toma con mesura sabe mejor. Ganaremos todos, pero principalmente ganarán los niños y niñas: en salud mental, en creatividad, en imaginación, en desarrollo motor y mental, en resolución de problemas, en la toma de decisiones, en socialización, en diversión, en autonomía o en libertad, entendida esta como opuesta a la dependencia tecnológica que ahora mismo sufren miles y miles de adultos, niños y adolescentes. 

Día Mundial de los Derechos de la Infancia

Todos niños y niñas, sin excepción, tienen derechos que conviene que todos conozcamos. Pero por cada derecho hay, por lo menos, un deber. En ese equilibrio se basa nuestra relación con nosotros mismos, con las personas que nos rodean y con el mundo en el que vivimos. En el aniversario de la Convención de los Derechos de la Infancia, hemos de plantearnos qué puede hacer cada uno de nosotros para que se cumplan los derechos de niños y niñas.

Derechos y deberes de la infancia

En estos años, millones de niños han dejado de serlo y ahora son adultos para los que la infancia es un elemento secundario. Por eso hemos de hacer todo lo posible para que los sus derechos se traten en casa y en las escuelas, con el compromiso de que no los olviden cuando crezcan y se conviertan en adultos. Pero como los que me leéis aquí sois personas adultas, recordad algo: nosotros, que somos los que los educamos y cuidamos, hemos de ser los primeros garantes para que sus derechos se cumplan: que no haya ni uno solo que quede fuera ni una sola que quede invisible. ‬Ese es nuestro reto, esa es nuestra misión.

Fotografía: Derechos y Deberes de la Infancia

Ilustraciones de Joan Turu

¿Habíais visto alguna vez una nuca como esta?

¿Habíais visto alguna vez una nuca como esta?

“En cierta ocasión había estado unos días por Mallorca y regresé con cierto colorcillo. Llegué a clase y me dijeron todos:

—¡Qué moreno!

Entre ellos estaba Mr. Puyuelo, un niño de piel bastante clara. Se levantó y se quejó:

—¿ Y yo qué?

—¡Morenísimo! ¡Madre mía del amor hermoso! ¡Ven aquí ahora mismo!

Sin ser consciente en ese momento de cómo nos influyen las películas, le hice salir a la pizarra, lo coloqué de espaldas a la clase, aparté el cuello de la camiseta hacia abajo y grité emocionado:

—¿Habíais visto alguna vez una nuca como esta? ¿Alguien vio en su vida una nuca tan morena?

Y con aspavientos ceremoniosos acompañados de los aplausos de los niños le invité a enseñar su nuca a todos.

La influencia de Roberto Benigni y La vida es bella quedó patente en ese instante.

Para quien no lo recuerde, se trata de un fragmento de la película en el que Guido se hace pasar por inspector de educación para poder ver a Dora, la chica que le gusta y que es maestra. Guido se sube por las mesas, se pone la cinta entre las piernas, se levanta la camiseta para mostrar su ombligo… ¡y se va por la ventana! Lo que daría yo por que un inspector así nos visitara de vez en cuando. ¡Todos estaríamos deseando que llegara!”

Fragmento de La nueva educación.

La infancia y la escucha

Muchas veces, también entre adultos, escuchamos para responder, no para comprender. Y cuando estamos educando es importante recordar que niños, niñas y adolescentes tienen mucho que contarnos y que jamás lo sabremos si no les damos la oportunidad de expresarse. 

A la acción de escuchar le da la mano la sensación de sentirse escuchado, y muchas veces eso lo cambia todo. 

El diálogo, clave para la convivencia

El diálogo es la llave hacia la convivencia: pregúntate qué has hecho hoy desde que te has despertado, qué harás mañana… ¡La mayoría de acciones que realizamos las hacemos rodeados de otras personas! 

Somos seres sociales y el énfasis en la convivencia es básico para una educación integral. 

Colegio de Panamá. Conferencia para Primaria y Secundaria. 

Taller de Inteligencia Emocional-Social

A no ser que trabajes en un faro, vas a estar en contacto continuo con las personas que te rodean. En tu día a día o en el trabajo, una convivencia sana es esencial, partiendo de la capacidad humana para relacionarnos: la empatía, la cooperación, el altruismo o la comunicación son características inherentes al ser humano, pero necesitamos desarrollarlas para mejorar nuestras habilidades sociales y relacionarnos de manera adecuada con nosotros mismos y con las personas que nos rodean. Eso es la Inteligencia Social.

La Inteligencia Social es aquella parte de la inteligencia relacionada con la capacidad de establecer conexiones sanas y productivas desde las que existe una co-responsabilidad. Una vez que esas conexiones se establecen de manera adecuada se garantiza el equilibrio en la convivencia, sea en la vida personal o en el ámbito laboral.

Se tienen en cuenta elementos tan sencillos como:

  •   Predisposición para aprender

Cuando una persona está dispuesta a aprender de los que tiene alrededor es un indicativo claro de que quiere seguir progresando y que su interés por el conocimiento sigue creciendo.

  •   Escuchar

Muchas veces escuchamos para responder, no para comprender, y la escucha es la base de las relaciones humanas y de nuestro crecimiento personal.

  • Observar

Tenemos que pararnos un momento para observar qué hay a nuestro alrededor, y ver cómo influimos en lo que nos rodea o cómo lo que tenemos cerca nos influye a nosotros. 

  • Tener conciencia del lenguaje y de cómo lo usamos

Tanto las palabras como los gestos son nuestra vía de comunicación con otras personas. Saber el impacto que tienen y saber interpretar y dominar gestos y palabras nos ayudará a mejorar la comunicación y las relaciones con los demás.

  • Trabajar en equipo

Todas estas son cualidades esenciales para lograr un trabajo en equipo eficiente: una buena comunicación, confianza en los otros componentes y el conocimiento de uno mismo y del lugar donde se encuentra. Además, en el trabajo en equipo todas y cada una de las habilidades de los integrantes son complementarias, y en su diferencia está la riqueza.

¿Un taller de Inteligencia Social?

No cabe duda de que, como seres sociales que somos, nuestro bienestar social depende de nuestra interacción con los demás. Así pues, en la vida diaria es una herramienta fundamental, y en el trabajo es igual de importante: no solo para conseguir mayor productividad y mejores resultados, que también; pero, sobre todo, para mejorar el clima laboral, aumentar la motivación y la implicación del equipo o propiciar la retención del talento, o para conseguir afianzar el sentimiento de pertenencia. Todo esto solo se consigue si establecemos un ambiente de trabajo sano. Recuerda que todos los seres humanos tenemos el deseo de sentirnos queridos, escuchados y útiles.

Dos caminos: acción e inacción. Día Mundial del Medioambiente

Sabemos el punto de partida, y es que todo es mejorable. Ahora bien, ¿puedo hacer algo desde lo individual? ¿Tengo que depender siempre de lo que sugieran las administraciones o realmente también depende de mí comenzar a mejorar las cosas? 

Cuando uno es consciente de la situación puede comenzar a cambiarla. Y no hay lugar mejor para empezar que el propio espacio donde pasas gran parte de tu vida. Date un paseo por tu escuela: recorre las aulas, los pasillos o el patio. Imagínate en tu casa, analiza lo que ves en todas tus habitaciones: la cocina, el dormitorio, el baño, el salón… Fíjate en esa bombilla, en el discurrir del agua, en la etiqueta de tu camiseta o en la comida que tienes en la nevera. Observa bien lo que tienes y piensa, cuando lo mires, qué haces con ello. Piensa en esa bolsa de basura que dejas en la puerta cada noche para que alguien la recoja (o si la echas al contenedor). Al día siguiente mágicamente ha desaparecido. Pero no, no desaparece, como tampoco puede desaparecer de nuestras mentes el proceso que todos esos desechos siguen a partir del momento en que los separas de tu vida. 

Ese pensamiento es el que debe acompañarnos en nuestras acciones diarias. Descubrir aquello que forma parte de nuestra vida y entenderlo mejor: ahí sí podremos decir que las cosas empiezan a cambiar. Y créeme, tu pequeña contribución junto a otras pequeñas acciones de otras personas, definitivamente marcan la diferencia.

Más: ver Educación sostenible

TALLER DE CREATIVIDAD EN LA FACULTAD DE ECONOMÍA DE LA UNIVERSITAT DE VALÈNCIA

Hace unos días estuve en Valencia, impartiendo un taller de creatividad que asociamos a las asignaturas de Contabilidad Financiera, invitado por la profesora Paloma Merello. Durante dos horas, el alumnado universitario de primer curso de estas asignaturas se acercó al mundo de la creatividad e hicieron uso de esa herramienta fundamental que todos llevamos dentro.

¡Fue un verdadero placer compartir esa mañana en vuestra facultad!

¡HAY TANTA RELACIÓN ENTRE MEDIOAMBIENTE, SALUD E INFANCIA!

Hace poco tuve la fortuna de compartir un par de días con el doctor Juan Antonio Ortega, pediatra, Jefe de la Unidad de Salud Ambiental del Hospital Virgen de la Arrixaca y Presidente Sociedad de Pediatría del Sureste. Un referente a nivel internacional en Salud Medioambiental.

Presentaba mi libro Educación sostenible en Cartagena (con el Ampa Narval e ISEN Universidad)
y en Murcia (con la FAPA Regional Juan González), y el diálogo que se creó a partir de la presentación fue increíble. ¡Hay tanta relación entre medioambiente, salud e infancia!

Visité el Colegio Narval y también ISEN Universidad, en esta última para hablar con chicos y chicas que pertenecían a un grupo de lectura y que se habían puesto como misión promover el placer de leer. ¡Me encanta conocer gente comprometida!

Al día siguiente, en Murcia, conversamos con el público que se dio cita en Puertas de Castilla. Se dio la circunstancia de que la conferencia tenía lugar en una sala en la que se exponían los estragos que está viviendo el Mar Menor. Muy emocionante. Es necesario, obligatorio actuar cuanto antes. Cuando hay dos caminos, acción e inacción, solo cabe dar un paso y comenzar a caminar juntos por el primero.

¡Pon una libreta en tu vida!

Abre los cajones de tu casa y búscala. Si no la encuentras, sube al desván, aparta las sábanas de los viejos muebles y no pares hasta hallarla. Y si no ha habido suerte, vístete con lo primero que pilles, sal a la calle y no pares hasta conseguir comprar una libreta.

La libreta es un equipaje de mano fundamental, es una memoria externa fantástica. Y un motor maravilloso para aumentar tu creatividad, porque teniendo una libreta cerca usarás la cabeza para pensar en cosas, no para recordar cosas.

Lleva una libreta siempre contigo. Siempre.

Si ves una escena curiosa, apúntalo. Si escuchas alguna frase o comentario estrafalario en el bus o en el metro, apúntalo. Si un dibujo te llama la atención por algo, no lo dejes escapar y anótalo. Y aunque a los días lo leas y no te diga gran cosa, ni se te ocurra borrar nada. No debemos deshacernos de algo que ya hayamos apuntado porque más adelante puede sernos útil.

Los psicólogos dicen que llevar una libreta encima es un ejercicio muy bueno para mantener tus habilidades cognitivas en perfecto funcionamiento a medida que te haces mayor. Así que a muchos os va a venir muy bien.  A otros, que somos extraordinariamente jóvenes, también nos vendrá bien, seguro 😉

Además, el papel es, aún hoy, la técnica más utilizada en el mundo para el diseño de prototipos. Así que si has pensado cómo mejorar unas zapatillas de estar por casa, o un fregona, o cómo hacer para que la cal de las gotas de agua no manche la mampara de la ducha, ten siempre a mano esa libreta.

Si ha venido una idea a tu mente y no tienes una libreta a mano, lánzate a coger una servilleta de papel y pídele un boli al camarero del bar más cercano: ¡en segundos y en cuanto te despistes con otra cosa, esa idea de genio habrá desaparecido!

El sueño y la libreta, inseparables

¿Y no te ha pasado alguna vez que te despiertas súbitamente porque has tenido un sueño con una idea única, o en el que aparecen seis números que te crees que te van a sacar de pobre? Puedes aprovechar el poder creativo del sueño y, con tu maravillosa previsión, solo tendrás que dar la luz y anotarlo en la libreta que vas a tener siempre sobre tu mesita de noche. Numerosos científicos afirman que en el sueño es mayor la probabilidad para que las imágenes que aparecen sean ideas originales. En esos momentos, el inconsciente se manifiesta con más facilidad pues los bloqueos existentes en la consciencia desaparecen. ¡No permitas que esas ideas se evaporen! Y aunque esos seis números no sean los ganadores de la Primitiva, siempre puedes unirlos con puntos a ver qué figura sale.

Y una utilidad tremenda que no debe pasar por alto: llevar una libreta contigo te hace fijarte en las cosas que suceden a tu alrededor y prestar más atención al mundo que te rodea y que existe más allá del móvil. Levantas la cabeza y ahí están, donde siempre estuvieron, todas las cosas, todas las personas que un día cambiaste por una pantalla de cinco pulgadas que te prometió una mejor comunicación con los tuyos.

¡QUÉ BONITO DÍA DEL LIBRO!

El Día del Libro fue un regalo difícil de describir. Por la mañana en Barcelona y por la tarde en Zaragoza, como manda la tradición, pude compartir unas horas maravillosas con todas las personas que se acercaron a los puestos. 

Si ya el hecho de escribir un libro es una sensación tremendamente bonita, hay algo que lo supera: el momento en que estás cara a cara con esas personas que deciden emplear su tiempo en venir a verte y hablar sobre ese libro. ¡Gracias infinitas a todos los que os acercasteis a las firmas!

¡Gracias a quienes decidisteis escoger alguno de mis libros aunque no pudierais venir! 🙌🏻🙌🏻

Raíces y tecnología

En la imagen puedes ver a Leonardo da Vinci con una hoja en la mano y hablando con tres componentes de tribus indígenas. Como curiosidad te diré que la he generado con Inteligencia Artificial, con el fin de traerte otra curiosidad relacionada con la naturaleza.

Desde tiempos ancestrales, tribus indígenas alrededor del mundo consideraban a la Tierra como su madre, poniéndole distintos nombres según donde se encontraran: la mitología griega la llamaba Gaia, según la mitología romana, Terra; en la India se llamaba Parvati, Coatlicue en México, Umai en Turquía o Pachamama según la cosmovisión andina. Llama la atención en esta pequeña muestra ver todas las similitudes entre distintas culturas, tan alejadas unas de otras, y cómo sitúan la relación tan estrecha entre la Tierra como la madre y los seres que la habitan como sus criaturas. 

Leonardo hacía continuas analogías para entender el mundo y su relación con el ser humano, y comparaba los ríos con las venas o los nervios foliares de las hojas y las ramas de los árboles con el sistema nervioso de los humanos. Los indígenas, aún a día de hoy, siguen viendo a los ríos como “las venas de la madre Tierra”. Dudo que llegaran a hablar entre estas culturas tan diferentes (y en tiempos también diferentes), o que Leonardo tuviera una reunión con ellos como la que vemos ene la imagen para pondérese de acuerdo. Curioso, ¿eh? ¡Casi tanto como la imagen! 

Hasta aquí llega este viaje al futuro para llegar a nuestra raíces 🌱🤖 

Si quieres saber más, sumérgete en el libro Educación sostenible. Plaza & Janés. 

Educación, infancia y esperanza.

Como anécdota os contaré que Marc, el niño que sale en la portada del libro Educación sostenible y que estuvo en la presentación del día 28 de marzo en Zaragoza, salió tras las firmas hacia casa y (según me ha explicado su padre) empezó a recoger los papeles que veía por el suelo hasta llegar al parking. Y cuando llegó a casa y entró al baño, justo antes de abrir el grifo repitió la cita de Sylvia Earle que había oído en la presentación: “¡Sin azul no hay verde!”

Queda claro que educación, infancia y esperanza caminan de la mano.

¡Gracias a todas las personas que estuvisteis en la presentación del libro en Zaragoza! Fue una gozada pasar una tarde tan especial con la gente que quiero.

Casa del Libro, Madrid. Educación Sostenible

Esta semana presenté el libro Educación sostenible en Madrid. Nos reunimos en la librería Casa del Libro de Fuencarral y desgranamos el origen del libro, el cómo se fue creando y el objetivo hacia donde nos invita a caminar. Es un libro tremendamente especial para mí, porque me ha hecho entender tantas cosas. ¿Qué tiene que ver un pingüino con el Carpe diem, con Renoir, con un tomate o con tu escuela? Entra y lo sabrás.

¡Próxima presentación: Zaragoza, 28 de marzo!

La búsqueda del tesoro… ¡en verso!

Te traigo un reto que implica estimular tu parte creativa para conseguir el disfrute de los pequeños.

Propóngote hacer una búsqueda del tesoro en casa escondiendo 10 o 12 pistas por las habitaciones. Eso sí, las pistas han de estar escritas en verso. ¿Y cuál es el tesoro? ¡Eso ya es cosa tuya!

Por cierto, no uses siempre el infinitivo para acabar los versos: ¡Para llegar a la cima, esfuérzate con la rima!

Algún ejemplo te dejo,

Así no dirás: “¡Me quejo!”:

Una pinza en la nariz te pondrás

si quieres la pista encontrar.

Escondida entre el postre sano

descubrirás la siguiente si metes la mano.

El tesoro hallarás escondido

donde un día echaste un ronquido.

¡Animo y a versificar! Si haces la actividad escríbeme un comentario y me cuentas, ¡que soy muy curioso!

Curso-taller para docentes en Palencia

Los días 14 y 15 de febrero estuve realizando un taller de 8 horas de duración, separadas en dos jornadas, con estas temáticas:

  • Creatividad
  • Convivencia
  • Aprender a aprender
  • Comunicación efectiva
  • Trabajo en equipo
  • Participación

Fue una jornada muy interesante. Durante los dos días estuvimos construyendo juntos el conocimiento; recordamos la importancia de escuchar o la necesidad de sabernos diferentes; descubrimos el valor de las perspectivas diferentes en el trabajo en equipo, ¡que no es lo mismo que trabajo en grupo!; nos sumergimos en el mundo de la creatividad para exprimir la realidad; aprendimos estrategias para mejorar la convivencia y herramientas para aprender de otra manera; y pulimos nuestro don natural para expresarnos oralmente, pasando del folio en blanco hasta el momento de compartirlo con el público.

¡Gracias a todas las personas que vinisteis! ¡Un verdadero placer! Y gracias al CFIE de Palencia por apostar por estas actividades.

Aquí tenéis un resumen de un minuto para que os hagáis a la idea.

¿Queréis hacer un taller de alguna temática en particular? Escribid en Contacto.